Apuntes de arte

“La Mare de Déu de Sallent de Sanahuja”, una de las vírgenes góticas más importantes de Cataluña

¿Cuánto sabes sobre la pintura del s.XX?

La producción de vírgenes góticas se plasmó en una amplia variedad de tipos, estilos y motivos iconográficos. En este post te hablamos de las vírgenes góticas y analizamos una de las más importantes de Cataluña, La Mare de Déu de Sallent de Sanahuja.

Las vírgenes góticas

Las representaciones de la virgen María fueron frecuentes desde que el concilio de Éfeso de 431 la reconoció como la Madre de Dios. Las recopilaciones de milagros de Santa María eran habituales y su figura se individualizó, y poco a poco las rutas de peregrinaje fueron incluyendo santuarios que albergaban imágenes marianas. 

CTA – ESP – Text – Pintoras

Los cambios sociales y religiosos de la baja edad media, como la disolución del feudalismo y la individualización de la religiosidad, entre otros, favorecieron una visión más humana de la Madre de Dios, que la convirtió en mediadora entre este mundo y el más allá. 

Simultáneamente tuvo lugar un hecho clave en la historia del arte occidental; el resurgimiento de la escultura exenta, cuyo tema más frecuente a partir del siglo XI fue la Madre de Dios. El interés por el mundo sensible, propio de los siglos XII y XIII, propició que se usara esta temática para explorar la expresividad de las figuras y los pliegues de las ropas, entre otros aspectos.  

La devoción mariana se manifestó en diversos ámbitosEl más destacado fue el interior de la iglesia, ante el altar mayor, pero las imágenes de las vírgenes góticas también se situaban en los altares secundarios, en las capillas o en el claustro.  

En la época del gótico se consideraba la Madre de Dios la protectora universal, por lo que su figura también estaba presente en las construcciones laicas, como las puertas de las murallas o los edificios de instituciones públicas.  

Los materiales predilectos para las esculturas de las vírgenes góticas son la piedra y el alabastro, que se usaban mucho más que la madera, que aún era frecuente. 

Las vírgenes góticas tienen una presencia destacada en Cataluña a partir de la tercera o cuarta década del siglo XIV, cuando la simetría y la rigidez se sustituyen por formas más sueltas, que permiten despegar los brazos del cuerpo y el velo de la cara así como aprovechar la caída de la ropa para simular pliegues naturales.

La Mare de Déu de Sallent de Sanahuja

La que se conoce como La Mare de Déu de Sallent de Sanaüja es una escultura de alabastro policromado del siglo XIV, y actualmente se encuentra en el Museo Nacional d’Art de Catalunya (MNAC).

virgenes goticas
Mare de Déu de Sallent de Sanaüja, anónimo, segunda mitad del siglo XIV. Imagen: Sàpiens

Muestra a la virgen de pie con el infante en brazos y es una de las vírgenes góticas más elegantes y equilibradas del arte gótico catalán

Se desconoce su emplazamiento original, aunque siempre se ha creído que procede de Sallent de Sanaüja, en la Segarra, nombre por el que es conocida. 

Aún así, en Cataluña las imágenes de culto en alabastro policromado están documentadas a partir del primer tercio del siglo XIV, por lo que este sería el contexto de La Mare de Déu de Sallent de Sanahuja

Mientras que las vírgenes románicas tenían una actitud mayestática y eran figuras sedentes con el Niño en su regazo, las vírgenes góticas muestran a una mujer joven de expresión dulce y acogedora. Son representaciones de la virgen de pie con el Niño sobre el brazo izquierdo. 

En La Mare de Déu de Sallent de Sanahuja , que muestra influencias del gótico europeo, uniendo las funciones devocional y decorativa, destacan la belleza serena de la virgen y la armonía en sus proporciones. 

La virgen sostiene al niño en brazos, lo que favorece las asimetrías. En esta postura, la madre eleva la cadera que sostiene al Niño y echa el tronco hacia atrás, lo que equilibra la composición y enfatiza la presencia del Niño. Es lo que se conoce como hanchement, que en las obras catalanas no era demasiado exagerado, y de lo que La Mare de Déu de Sallent de Sanahuja es una clara muestra.  

La posición del Niño Jesús es bastante elevada, con la cabeza a la altura de la de la virgen, y sostiene una paloma en su mano izquierda mientras esconde los dedos de la otra mano en el manto de la virgen. 

Su pierna derecha llega a tocar la mano de la virgen, que lo acaricia, y se sitúa en paralelo al pliegue del manto, rompiendo la verticalidad de los pliegues

Ahora ya conoces un poco más sobre las vírgenes góticas y La Mare de Déu de Sallent de Sanahuja. Esperamos que el artículo te haya parecido interesante y te animamos a ver esta escultura en persona en el MNAC.

CTA – ESP – Post – Pintoras

Quizá te puede interesar...

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

¿Vols veure el contingut en català?