Apuntes de arte

“Retrato de George Dyer hablando” y otras obras de Francis Bacon

¿Cuánto sabes sobre la pintura del s.XX?

Francis Bacon es considerado un clásico de la pintura contemporánea, sus obras exigen al espectador una gran concentración y abrir los ojos a la belleza. En este artículo veremos un poco de su vida y sus obras más destacadas, como el famoso Retrato de George Dyer hablando.

CTA – ESP – Text – Pintoras

Vida y obra de Francis Bacon

Diferentes experiencias artísticas impulsaron el interés por el arte de Francis Bacon, ya desde joven. Después de visitar una exposición de Picasso en París comenzó a realizar dibujos y acuarelas de manera autodidacta.

Retrato de George Dyer hablando
Retrato de Francis Bacon, Reginald Gray, 1960

Sus obras, muy vinculadas al expresionismo representan personajes y figuras con angustia, miedo, con grandes heridas y a veces gritando. Los colores son fríos y tenues, aunque en otras obras destaca colores cálidos y fuertes, dependiendo de la trama o situación. Sentimientos como claustrofobia y el total aislamiento predominan en sus creaciones.

La obra de Francis Bacon es considerada una de las más celebres de la segunda mitad del siglo XX. Y cabe mencionar que su proyecto europeo influyó en gran medida en algunos artistas del movimiento del arte pop inglés.

Obras destacadas de Francis Bacon

En cada trabajo artístico de Bacon se pueden sentir distintas emociones que en él quedan plasmadas. Analicemos algunas que han batido récord de miradas y análisis en los espectadores.

“Retrato de George Dyer hablando”, 1971

¿Quién fue George Dyer en la vida de Francis Bacon? Dyer fue un gran amante del artista: tuvieron una relación difícil y tempestuosa. En 1971 Dyer se suicidó y la manera en que Bacon pudo plasmar su dolor y recuerdo fue a través de este retrato.

Retrato de George Dyer hablando
Retrato de George Dyer hablando, Francis Bacon, 1971

En esta obra se puede apreciar a Dyer sentado bajo la luz de una lámpara. De forma muy retorcida, el protagonista se va, literalmente, deshaciendo a través de páginas en blanco.

Hace no muchos años, este retrato fue subastado en Londres por una gran cantidad de dinero, y es que se trata de un lienzo con mucho valor sentimental por toda la historia que esconde.

“Retrato de Lucian Freud”, 1962

Lucian Freud fue un entrañable compañero de Bacon entre los años 50 y 60. Este trabajo se muestra como tríptico en tonos rojizos, luciendo a Freud con distintas expresiones distorsionadas. Ambos colaboraron con este trabajo gráfico, en donde plasman su amistad y admiración intelectual.

“Tres estudios para una crucifixión”, 1965

En Tres estudios para una crucifixión Bacon utiliza la temática religiosa como metáfora para expresar el sufrimiento humano. Los tres paneles del tríptico representan tres escenas sin aparente relación entre ellas, al contrario de lo que ocurre en los trípticos religiosos tradicionales. Son los fondos rojos y nacarados los que parecen unir las tres partes. Las figuras y personajes que protagonizan la obra encarnan el dolor que el artista quiere transmitir.

Francis Bacon es más que el Retrato de George Dyer hablando. Es sentimiento, es pasión, es simbología. No es un artista fácil de entender, pero basta con tener la mente abierta y no tener miedo a la confrontación del propio ser humano.

CTA – ESP – Post – Pintoras

Quizá te puede interesar...

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

¿Vols veure el contingut en català?