Apuntes de arte

Perejaume, obras que no dejan indiferente

¿Cuánto sabes sobre la pintura del s.XX?

La obra de Perejaume se basa en la experimentación constante en diversos lenguajes, por lo que las creaciones de este artista heterogéneo, admirador del surrealismo catalán y de sus representantes, no deja indiferente a quien las observa. En este post te contamos más sobre Perejaume y sus obras.

perejaume obras
Retaule, Perejaume, 2001. Imagen: Museo Reina Sofía

Perejaume, obras impactantes

Perejaume, artista y escritor catalán nacido en 1957 en Sant Pol de Mar, se licenció en Historia del Arte y es totalmente autodidacta en lo que se refiere a su formación artística. Su recorrido se inició a finales de los años setenta, relacionado a corrientes vanguardistas como el dadaísmo, el surrealismo o el arte conceptual, aunque también al romanticismo y al paisajismo catalán del siglo XIX.

ENC - ESP - Guía Miró - Text

En sus inicios, Perejaume combinaba el surrealismo con una temática romántica, lo que fascinó a Joan Brossa, con el que a partir de entonces mantuvo una estrecha amistad.

perejaume obras
Simple, un rayo de copas por Brossa, Perejaume,1977. Imagen: MACBA

De hecho, la influencia de las poesías visuales de Joan Brossa, así como de la obra de J.V. Foix, Joan Miró y Jacint Verdaguer es clave en el desarrollo de la mirada artística de Perejaume, como también lo es la cultura popular de su Maresme natal y del mundo rural.

En la década de los 80, el ya amplio campo de expresión de Perejaume, con obras en pintura, escultura, fotografía, vídeo e instalaciones, se diversificó en artes visuales y literatura, uniendo la creación plástica y la literaria. Esta experimentación con otros soportes creativos le llevó a crear obras que combinan fotografía, pintura, performances, palabra, escultura, collages, acción, sonido y vídeo, para cuestionar las relaciones entre naturaleza y cultura.

perejaume obras
Marc al mar, Perejaume, 1986. Imagen: Catalogo Artium

La obra de Perejaume

Esta ambigua frontera entre las artes visuales y la escritura se ha mantenido a lo largo de toda la carrera de Perejaume, con obras basadas en la noción de territorio y con una obsesión, reconocida por él mismo, por el concepto de “firme”, entendido como un punto en el que fijar las cosas, aunque también está relacionado con la importancia de la presencia humana como parte del paisaje.

Y es que la pintura y el paisaje son eje central para Perejaume, cuyas obras presentan, ya desde los años 80, los temas que le ocupan hasta la actualidad.

Perejaume tiene mucho interés en investigar el paisajismo y la pintura desde puntos de vista no habituales, lo que se refleja en la gran diversidad de medios que, como hemos comentado, utiliza en sus obras; desde la pintura hasta la escultura o la instalación, pasando por el teatro, el vídeo, la escritura o, incluso, el excursionismo.

Perejaume es heredero del land art, lo que le ha llevado a realizar intervenciones directas sobre el paisaje, unas veces introduciendo elementos que modificaran la percepción sobre él, y otras simplemente buscando una nueva vinculación entre arte y naturaleza.

perejaume obras
Postaler, Perejaume, 1984. Imagen: Catalogo Artium

Estos dos aspectos, investigar la pintura y el paisajismo y hacerlo desde una gran diversidad de medios, son el referente temático de su actividad artística, lo que puede observarse cuando Perejaume analiza el efecto de la representación al esparcir la pintura sobre un sinfín de medios.

El paisaje para Perejaume

Perejaume y sus obras han redefinido el concepto de paisaje con sus metáforas entre el caminar y el escribir, presentes en su actividad fotográfica, sus performances, vídeos, intervenciones en el medio natural, instalaciones y caminatas.

Con el paso de los años, la obra de Perejaume ha unido las propuestas teóricas y la producción artística, lo que se observa en el hecho que sus manifestaciones artísticas van unidas a un texto, cuya intención de atarlas es clara.

La producción literaria de Perejaume es importante, ya sea en libros de poesía, crítica, ensayo y en libros de artista, como Ludwig Jujol (1989), El paisaje es redondo (1995), y Las cimas pensamenters (2004), entre otros.

Algunas de sus obras más destacadas son los medallones del Gran Teatre del Liceu (1999), las retrospectivas Dejar de hacer una exposición (MACBA, 1999) y Ai Perejaume, si veies la munió d’obres que t’envolten, no en faries cap de nova! (La Pedrera, 2011), además de la colaboración con la exposición del CCCB La màquina de pensar, con la videoinstalación La rel de l’arbre és una roda (2016).

perejaume obras
Dejar de hacer una exposición, Perejaume, 1999. Imagen: Catalogo Artium

Perejaume recibió el Premio Nacional de Artes Visuales de la Generalitat de Cataluña (2005) y el Premio Nacional de Artes Plásticas del Ministerio de Cultura español (2006), además de la Medalla de los FAD, Fomento de las Artes y el Diseño, Barcelona (2011).

Su obra ha sido expuesta en el New Museum de Nueva York (1991), en la Fundación Caixa Catalunya, la Pedrera, Barcelona (2005), y en la Fundación Joan Miró, Barcelona (2007), entre muchos otros lugares, y está presente en colecciones públicas y privadas, como la del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona.

Esperamos que este post, “Perejaume, obras que no dejan indiferente”, te haya resultado interesante y te haya acercado un poco más a las creaciones de este gran artista heterogéneo y plural. Si quieres saber más sobre su obra, te recomendamos la magnífica Perejaume. Mareperlers i ovaladors, una joya de coleccionista editada por Grup Enciclopèdia, ¡te encantará!

ENC - ESP - Guía Miró - Post

Quizá te puede interesar...

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

¿Vols veure el contingut en català?