Apuntes de arte

Miquel Barceló: una obra inclasificable

¿Cuánto sabes sobre la pintura del s.XX?

La obra de Miquel Barceló destaca por su carácter complejo, lleno de abstracción, que la convierte en una obra difícil de clasificar en un movimiento artístico. Son creaciones originales, únicas y con lenguaje propio. Te contamos más en este post, “Miquel Barcelo: una obra inclasificable”.

Miquel Barceló, obras desde la experimentación

El recorrido artístico del autor mallorquín, nacido en 1957, se ha desarrollado en disciplinas diversas, como la pintura, el grabado, la escultura, el dibujo, la cerámica, la ilustración y las escenografías de ópera. Estamos ante un artista polifacético cuyas creaciones conceptuales lo han convertido en figura destacada del arte contemporáneo.

En sus obras experimenta con todo tipo de materiales y técnicas, llegando a utilizar materiales orgánicos e interesándose por su descomposición. También trabaja con hierro fundido, con cerámicas de África o con elementos adquiridos en sus viajes.

ENC - ESP - Text - Carteles

En cuanto a la técnica, Barceló se vale de transparencias y relieves, para crear efectos de resalte en su obra. El propio artista reconoce que en ocasiones la técnica es previa al tema. Como cuando, sobre un cuadro de 1983, explicó que primero hizo “algo”, luego pensó que parecían las escamas de un pescado, y entonces pintó un pescado.

El pintor trabaja grandes series temáticas que giran en torno a la naturaleza, la muerte y el paso del tiempo. Le interesan las naturalezas muertas, las plazas de toros y los paisajes, tanto desérticos como marinos.

Miquel Barceló, obras iniciales

En sus primeras obras, Barceló ya mostró interés por la descomposición de la materia orgánica. En 1976 presentó la exposición Cadaverina 15, para la que dispuso productos orgánicos en 225 cajas. Quería que la descomposición, durante los 15 días que duró la exposición, mostrara cada día una obra de aspecto diferente.

Siendo muy joven, participó en la Bienal de São Paulo, en 1981, y en la Documenta de Kassel, en 1982, citas que fueron determinantes para su proyección internacional.

En esta década de los 80 el artista regresó a la figuración, realizando autorretratos en collage de papel y cartón pintado. Una de sus obras más importantes de este período es Mapa de carn, de 1982.

miquel barceló obras
Mapa de carn, Miquel Barceló, 1982. Imagen: Caixaforum

Tras vivir en Nápoles y en París, el autor se interesó por la acumulación matérica, creando una serie de naturalezas muertas y una serie sobre el Louvre, además de empezar a crear las sopas, con el motivo del óvalo, muy utilizado desde entonces.

En 1986, Barceló realizó una de sus primeras grandes obras, cuando pintó la cúpula del vestíbulo del Mercat de les Flors, de 12 metros de diámetro, en Barcelona.

Transformación en la obra de Miquel Barceló

A finales de la década de los 80 se produce un cambio en la obra del artista. Aparecen las veladuras, la superposición y la abundancia matérica. Empieza a crear cuadros blancos, con una única y gran pincelada barrida, además de cuadros con incisiones, surcos y agujeros pintados.

En este momento tiene lugar la primera estancia de Barceló en África, donde, al no poder crear en las mismas condiciones, lo hace en formato reducido, sobre todo dibujos. Pinta sobre papel, usando barro, sedimentos fluviales y pigmentos naturales.

En la década de los 90 vuelve el color y la figura, en su serie de plazas de toros, con gran protagonismo del óvalo. También crea series de piraguas, mesas, bodegones, ciclistas, animales colgados y glaciares.

De esta época, en la que también trabaja el tema de los talleres, destaca el gran cuadro L’atelier aux sculptures, cercano a la escultura por su concentración matérica y sus tres dimensiones.

miquel barceló obras
L’Atelier aux sculptures (El estudio de las esculturas), Miquel Barceló, 1993. Imagen: Artium

Este trabajo de aire escultórico, en el que el artista pinta o dibuja a partir de los relieves o arrugas del papel, será muy habitual en su obra desde este momento. Esta es la técnica que utiliza para crear, en 1994, la que es una de sus mayores obras, Ball de la carn, de 285 x 725 cm.

miquel barceló obras
Ball de la carn, Miquel Barceló, 1994. Imagen: MACBA

Las obras cerámicas de Miquel Barceló son modestas en cuanto a la técnica, tradicional, y el material, barro, pero tienen un gran valor artístico.

miquel barceló obras
Miquel Barceló trabajando en el interior de una gran pieza cerámica, en 1999. Imagen: Artium

La temática de su obra escultórica está relacionada con la obra pictórica de cuando terminó su primera gran serie escultórica, en 1993. Son creaciones en bronce, de animales alegóricos o de motivos propios de su mundo artístico.

Las instalaciones de arte de Barceló

Una de sus instalaciones de arte más conocidas es la representación de la historia bíblica de los panes y los peces, en la capilla de la Catedral de San Pedro, en Mallorca. Consta de un mural cerámico de más de trescientos metros cuadrados, además de los elementos litúrgicos de piedra, y las vidrieras y el mobiliario de la capilla.

Otra gran instalación de arte del artista son los más de 4.800 metros cuadrados de estalactitas de colores que llenan el techo del Palacio de las Naciones, sede de las Naciones Unidas, con las que el artista quería transformar el espacio en «un mar y una caverna”.

La obra de este autor no deja indiferente. Esperamos que este post, Miquel Barceló: una obra inclasificable, te haya acercado más a la obra de este polifacético artista.

ENC - ESP - Post - Carteles

Quizá te puede interesar...

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

¿Vols veure el contingut en català?