Apuntes de arte

Leyendas catalanas en el arte: la creación de la señera

¿Cuánto sabes sobre la pintura del s.XX?

La riqueza cultural de un pueblo no se mide tan solo por su historia, sino por las leyendas que se transmiten de generación en generación y acaban formando parte del imaginario colectivo.

ENC - ESP - Guia #CATBarroco - Text

Durante el S. XIX, durante la Reinaixença catalana, los artistas del momento recuperan las leyendas catalanas, que incluyen la representación en el arte de algunos de los símbolos del catalanismo más importantes. La leyenda del origen de la señera con la muerte de Guifré el Pelòs es uno de ellos.

La figura de Guifré el Pelòs

Guifré el Pelós es uno de los personajes claves que marca la creación del Principado de Cataluña, el inicio de un ente político propio. Hijo y nieto de condes, gobierna los condados de Barcelona, Girona, Urgell, Cerdanya y Conflent. Se le atribuye la incorporación a la Cataluña condal las tierras centrales del país, en las que llevó a cabo una importante tarea de repoblación y organización, que implica también la construcción de varias iglesias parroquiales y la fundación del monasterio de Ripoll y Sant Joan de les Abadesses.

La leyenda del origen de la señera de Cataluña

El origen de la señera es uno de los mitos fundacionales más importantes de la historia de Cataluña. La leyenda cuenta que, cuando Guifré estaba en su lecho de muerte tras haber sido herido en batalla, el emperador Carlos el Calvo le pregunta por sus últimas voluntades: además de la abolición del vasallaje, el conde solicita un emblema para su escudo. El emperador, entonces, pone su mano en una de las heridas de Guifré y, con ella ensangrentada, dibuja de arriba a abajo cuatro barras rojas sobre su escudo dorado.
Este relato aparece por primera vez reflejado en la Segunda Parte de la Crónica General de España publicada por el historiador Pere Antoni Beater en 1550. El autor hace referencia a que el episodio de Guifré se encuentra «escrito en los cuadernos de mano» un recurso habitual de la historiografía de la época para justificar hechos que no podían demostrarse o que los autores se habían inventado deliberadamente. El éxito de la historia es inmediato y aún hoy en día una de las leyendas más famosas de Cataluña.

Ejemplos de leyendas catalanas en el arte

A mediados del S.XIX, la leyenda de Guifré es una de las principales protagonistas de relatos de historiadores, poetas y novelistas, como se puede apreciar en el poema Lo comte Jofre de Joaquim Rubió i Ors, la obra de teatro Las cuatro barras de sangre de Juan de Alba o Vifredo el Velloso de Víctor Balaguer, que también fue el autor de un poema titulado Los quatre pals de sang. En paralelo a los escritores, los artistas de pintura histórica de la época también aluden a esta temática, creando algunas de las obras más icónicas del romanticismo catalán.

Origen del escudo del Condado de Barcelona, de Claudi Lorenzale

leyendas catalanas
La muerte de Guifré el Pelós, Claudi Lorenzale, 1843

Esta obra, realizada en 1843 por Claudi Lorenzale i Sugrañes, sigue la corriente denominada “nazarena o purista”, inspirada en la pintura del renacimiento italiano, de contornos simples y puros y centrado en la figura humana. El cuadro fue fruto de la colaboración mancomunada entre varias personalidades de la época. Los hermanos Milà i Fontanals, reconocidos artistas del momento, deciden la temática concreta; el escritor y poeta Pau Piferrer es el intermediario entre ellos y Claudio Lorenzale y el escultor Manuel Villar se encarga de hacerle llegar el esbozo del proyecto al maestro romántico Johann Friedrich Overbeck para su aprobación.

Guifré I de Barcelona, el Pilòs, de Pau Bèjar

leyendas catalanas
Guifré I de Barcelona, el Pilòs, Pau Bèjar, 1892

En 1892, medio siglo después de la obra representada por Claudi Lorenzale, el pintor Pau Bèjar, considerado también dentro de la corriente de los denominados pintores históricos, lleva a cabo esta pieza dedicada a las cuatro barras de sangre para adornar la planta noble del castillo de Santa Florentina, en Canet de Mar, obra del arquitecto, político y erudito catalanista Lluís Domenech i Montaner para su tío, el editor Ramon de Montaner. Se presenta en la exposición de Roma en 1895 y recibe la mención honorífica en la Exposición Nacional de Madrid de 1895, aunque se considera un tanto anacrónica dentro de las tendencias de la época.

Estas obras son solo dos ejemplos de leyendas catalanas en el arte que nos han llegado hasta nuestros días. Puedes seguir profundizando en ellas y su relación con el arte en el libro Símbols del catalanisme de Enciclopedia.cat

ENC - ESP - Guía #CATBarroco - Post

Quizá te puede interesar...

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

¿Vols veure el contingut en català?