Apuntes de arte

La cesta de pan de Dalí

¿Cuánto sabes sobre la pintura del s.XX?

En este artículo hablaremos brevemente sobre Dalí y el surrealismo. Nos centraremos en las obras de La cesta de pan pintadas en 1926 y 1945 y el significado enigmático de las mismas. 

El surrealismo

El movimiento surrealista nació en Francia, a mediados de la década de 1920. Esta vanguardia, heredera del dadaísmo, se desarrolló principalmente en los ámbitos de la poesía y la pintura, pero también en la prosa, el teatro, el cine o la escultura. 

En concreto, la fecha de inicio es 1924, año en el que André Bretón redactó el Manifeste du surréalisme. 

ENC - ESP - Text - Carteles

Propone el automatismo psíquico, mediante el cual se intenta expresar el funcionamiento real del pensamiento. Se fundamenta en el mundo de los sueños y en el subconsciente, interés desarrollado por los avances del psicoanálisis de Sigmund Freud

Entre sus mayores exponentes se encuentran figuras como Max Ernst, Joan Miró, René Magritte o Salvador Dalí, a quien descubriremos en las siguientes líneas. 

Dalí y los alimentos

En su obra, Salvador Dalí utilizó de manera recurrente alimentos como elementos iconográficos. Así, en sus obras encontramos queso (el reloj en La persistencia de la memoria), los crustáceos (Teléfono-langosta), huevos, erizos de mar o judías, por ejemplo, convertidos en elementos de sus obras surrealistas. 

Cesta de pan (1926) 

La obra Cesta de pan, de 1926, constituye uno de los mayores logros artísticos de Dalí y marcó un hito en su carrera. El pintor utiliza un ilusionismo muy detallado y una iluminación dramática. El fondo, prácticamente negro, alude a la influencia del pintor Francisco de Zurbarán (1598-1664) y su obra Bodegón de limones, naranjas y una rosa (1633).    

El pan es uno de los alimentos más básicos y, de acuerdo con su importancia para la subsistencia y su poder simbólico, se encuentra constantemente presente en el arte europeo, ya sea como componente esencial de los bodegones o como testigo de la espiritualidad. Al igual que Vermeer o Zurbarán, hace de ello un símbolo sublime. Dalí sigue la tradición española de la naturaleza muerta, en la que una escena doméstica representa un reflejo espiritual. Al saturar los objetos con una luz misteriosa, transforma la composición en un objeto de contemplación. 

Cesta de pan, Salvador Dalí, 1926. Imagen: The Dali Museum

Cesta de pan (1945)

Esta obra, que se encuentra en el Teatro-Museo Dalí de Figueres, representa una cesta con un trozo de pan situada sobre una tabla de madera en un fondo oscuro, pintada de manera hiperrealista, un estilo que triunfaría posteriormente. 

Dalí la pintó 19 años después de la primera, un día antes de que finalizara la Segunda Guerra Mundial. 

Cesta de pan, Salvador Dalí, 1945. Imagen: Ara

Del 20 de noviembre al 29 de diciembre de 1945, Dalí expuso la muestra Recent Paintings by Salvador Dalí en la galería Bignou de Nueva York, en la que se exhibía La cesta de pan

Él mismo escribió en el catálogo de la exposición:

«Pinté esta obra durante dos meses consecutivos, cuatro horas cada día. Durante este período sucedieron los más sorprendentes y sensacionales episodios de la historia contemporánea. Esta obra se acabó un día antes del final de la guerra. El pan ha sido siempre uno de los temas fetichistas y obsesivos más antiguos de mi obra, aquél al que he permanecido más fiel. Hace diecinueve años pinté el mismo tema. Si se comparan con esmero las dos obras, se puede estudiar toda la historia de la pintura, desde el encanto lineal del primitivismo hasta el hiperesteticismo estereoscópico. Esta obra típicamente realista es la que más ha satisfecho mi imaginación. Aquí tenemos una pintura sobre la cual nada se puede decir: ¡El enigma total!». 

ENC - ESP - Post - Carteles

Quizá te puede interesar...

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

¿Vols veure el contingut en català?