Apuntes de arte

Joan Miró: autorretratos

¿Cuánto sabes sobre la pintura del s.XX?

Joan Miró

El pintor y escultor Joan Miró (Barcelona, 20 de abril de 1893 – Palma, 25 de diciembre de 1983) nació en un barrio de oficios antiguos y tiendas decimonónicas, que le otorgaron al pintor el gusto por lo popular y la sabiduría artesana. 

ENC - ESP - Guía Miró - Text

En 1911, pasó una larga temporada en la casa familiar de Mont-roig del Camp para reponerse de una enfermedad. Esta estancia orientó definitivamente su vocación artística e influyó en buena parte de su obra. Para él, Mont-roig era la tierra donde arraigarse, mientras que Mallorca constituía el cielo y las constelaciones para construir su sueño.

Joan Miró: autorretratos

Junto a otra versión de 1919, este es el único autorretrato de Miró de joven. Durante estos años, el pintor hizo uso de colores intensos que recuerdan la influencia expresionista y fauvista.

Autorretrato, Joan Miró, 1917. Imagen: Park West Gallery

Durante los años de la guerra civil española, Miró retrata su inquietud y un intenso dramatismo que distan de los autorretratos de sus primeras etapas. Son considerados cuadros “salvajes” y son el resultado de meses de estudio ante el espejo. 

En esta obra, emplea la técnica mixta de óleo y lápiz que añade un efecto transparente y que da la sensación de sobrenaturalidad: en su rostro, iluminado por dentro, podemos apreciar la tensión anímica y mental del pintor a través de su piel. 

Autorretrato, Joan Miró, 1937. Imagen: Museum of Modern Art 

Retrato II, una obra que se caracteriza por su monumentalidad, su severidad y su rigidez, y que contrasta con las primeras creaciones del pintor. En esta obra se puede apreciar el lenguaje mironiano tras su etapa de acercamiento al surrealismo. Su presencia resulta impactante.

Retrato II, Joan Miró, 1938. Imagen: Museo Nacional de Arte Reina Sofía

En 1960, ante el nuevo cambio que se produciría en su arte, encarga una nueva reproducción de Autorretrato (1937). Sobre esa obra, realiza un dibujo muy intenso, de trazo infantil, grueso y rápido y con colores muy diluidos. Su rostro, que es particular, concreto e identificable, se convierte en un personaje genérico y universal gracias a este uso de las formas básicas. 

Muestra dos caras: el tormento, la inquietud y la introversión del Miró de los años de la tragedia bélica y, sobre este, un Miró nuevo: autoirónico, irregular, contradictorio y con una pizca de humor. 

Autorretrato, Joan Miró, 1937/1960. Imagen: Fundació Joan Miró

Si quieres conocer otras facetas artísticas de Miró, como la escultórica, haz clic aquí

ENC - ESP - Guía Miró - Post

Quizá te puede interesar...

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

¿Vols veure el contingut en català?