Apuntes de arte

Gato de Botero y Barcelona: todo un símbolo de la ciudad

¿Cuánto sabes sobre la pintura del s.XX?

No se puede negar que el arte de Botero es inconfundible. Su obra es mundialmente conocida por las peculiares características de sus esculturas y pinturas, de formas redondeadas y contundentes. El Gato de Botero, que se encuentra en la Rambla del Raval de Barcelona, es una buena muestra de ello. Si quieres saber más sobre las creaciones de este artista y sobre la relación del Gato de Botero con Barcelona, sigue leyendo.

La obra de Fernando Botero

El Gato de Botero de Barcelona forma parte de la reconocida obra de Fernando Botero, escultor y pintor colombiano de formación autodidacta, cuya producción trata temas muy diversos. Desde cuestiones relacionadas con la herencia hispana, como las referentes a la tauromaquia y a las escenas de taberna, hasta reinterpretaciones de su historia personal y de la historia del arte.

ENC - ESP - Text - Carteles

La obra de Botero también incluye muchas referencias al cuerpo humano, destacando los torsos femenino y masculino, sin cabeza, piernas ni brazos. Dentro de esta temática también se encuentran las representaciones de grandes manos.

En la obra de Botero también se encuentran figuras humanas en posturas sugerentes y actitudes eróticas, como es el caso de Eva, Leda y el cisne o Mujer montada a caballo, por ejemplo.

También ha creado esculturas sobre la vida en pareja, como Hombre y mujer, además de otros tipos de representaciones, como es el caso de Hombre a caballo. Los animales son otro componente habitual en la obra escultórica de Botero, tal y como demuestran obras como Gato, Toro, Caballo, Paloma y Gallo, entre otras.

gato botero barcelona
Gato, Fernando Botero. Imagen: Barcelona Turisme

Pero lo que realmente convierte la obra de Botero en peculiar es el tratamiento que hace de estos temas. En sus esculturas, pero también en los trazos de su pintura, las exuberantes e inmensas formas obedecen a la regla formal básica del reblandecimiento del borde.

En escultura esto se traduce en grandes figuras de formas redondeadas, mientras que en pintura el reblandecimiento se muestra usando la gradación tonal con colores pastel. Esta constante formal se ha convertido en la marca de su estilo. Un estilo tan sumamente personal que lo ha convertido en un creador de obra inconfundible.

Aún así, esta radicalización de las formas no evita que las imágenes transmitan una gran carga sensual, lo que conlleva una visión placentera y llena de vitalidad del mundo que le rodea. La ironía y la sátira, con matices críticos, que desprenden sus obras, forman parte también de la huella personal de este reconocido artista.

El gato de Botero en Barcelona

La escultura Gato de Botero ha vivido en Barcelona un recorrido peculiar. El ayuntamiento la compró en 1987 y la ubicó inicialmente en el Parque de la Ciutadella, junto al zoo de la ciudad. Pero en 1992, con motivo de los Juegos Olímpicos, la colocó junto al Estadio Olímpico. Más tarde, volvió a cambiarla de ubicación, para situarla en la pequeña plaza de Blanquerna, detrás de las Drassanes.
Tras este paseo por la ciudad, finalmente, en 2003, se decidió colocar la escultura al final de la entonces joven Rambla del Raval, donde se ha integrado completamente, tanto entre la población local como entre los turistas.

gato botero barcelona
Gato, Fernando Botero. Imagen: Enciclopèdia.cat

Su presencia no pasa desapercibida: y es que sus grandes dimensiones, de 7 metros de largo por 2 de alto y 2 de ancho, lo convierten en protagonista indiscutible de la zona.

Este gran gato de bronce, gordo, de cara infantil y larga cola, se ha convertido en un elemento simbólico del barrio, así como en un punto de encuentro, tanto de los vecinos como de los visitantes.

Además, dado que se encuentra directamente sobre el suelo sin pedestal alguno, siempre hay algún aventurero que lo escala, ya sea para hacerse una divertida sesión de fotos o simplemente para jugar.

El Gato de Botero en Barcelona es ya un símbolo de la ciudad condal, y forma parte del barrio que lo acogió después de dar un buen paseo buscando ubicación definitiva. Parece ser que finalmente la encontró, y ahora el Gato de Botero es un personaje destacado en el Raval de Barcelona.

ENC - ESP - Post - Carteles

Quizá te puede interesar...

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

¿Vols veure el contingut en català?