Apuntes de arte

Futurismo: arquitectura pensada por visionarios

¿Cuánto sabes sobre la pintura del s.XX?

El movimiento futurista fue toda una revolución en la sociedad de inicios del siglo XX. Su idea de abandonar los valores y tradiciones del pasado para sustituirlos por un mundo entregado a la tecnología también se plasmó en la arquitectura. En este post, Futurismo: arquitectura pensada por visionarios, te contamos más sobre este movimiento artístico.

El movimiento futurista

Filippo Tommaso Marinetti publicó, en 1909, el Manifiesto Futurista, que desestimaba los valores, las formas y el arte del pasado, y buscaba transformar el futuro desde la tecnología y el movimiento.

ENC - ESP - Guia 3CatArquitectura - CTA Text

El movimiento futurista, en el que se ubican, además del propio Marinetti, artistas como Giacomo Balla, Umberto Boccioni o Gino Severini, fue un movimiento de renovación, cuyo objetivo era poner punto final a los movimientos artísticos que las academias habían amparado en el siglo XIX.

Su intención era acabar con las tradiciones, y hacerlo desde la exaltación de la velocidad y las máquinas, elementos considerados muy atractivos, además de defender que la guerra era la “única higiene del mundo”.

Futurismo: la arquitectura

En los inicios del movimiento, los futuristas no tuvieron en cuenta la arquitectura, hasta que descubrieron que, si deseaban cambiar el mundo, también debían cambiar su aspecto.

Fue cuando el arquitecto Antonio Sant’Elia creyó en el movimiento futurista y publicó, en 1914, el Manifiesto de la Arquitectura Futurista. Sant’Elia fue un pionero de la arquitectura futurista, diseñando dibujos de modernas ciudades y edificios futuristas en los que el poder de la tecnología se llevaba al límite.

Eran dibujos de líneas amplias y nítidas, con altos edificios y elementos industriales. Aunque Sant’Elia no publicó mucho, sus bocetos se consideran la idea de la arquitectura futurista y son un importante legado en el ámbito arquitectónico.

futurismo arquitectura
Dibujo del proyecto Città Nuova, la visión de Antonio Sant’Elia de la Milán del futuro.
Imagen: The Lighting mind

Sant’Elia consideraba que no tenía sentido habitar ciudades y casas que se habían construido según las necesidades que las personas tenían hacía tres o cuatro siglos, que nada tenían que ver con las necesidades del momento.

En este sentido, otro de los representantes de la arquitectura futurista, Umberto Boccioni, creía que estas nuevas necesidades de la vida moderna debían atenderse con nuevas soluciones.

La arquitectura futurista consideraba que las edificaciones debían adecuarse a su función para ser bellas, uniendo así la expresión y la utilidad de los elementos.

Principios de la arquitectura futurista

  • La arquitectura futurista se basa en la inclusión de la tecnología, en la búsqueda de la practicidad y en el dinamismo. Se trata, sobre todo, de crear estructuras funcionales en las que la tecnología juega un papel fundamental.
  • En la estética de la arquitectura futurista encontramos ángulos únicos, bordes afilados, óvalos y cúpulas. Además, las líneas elípticas y oblicuas aportan un movimiento ilimitado en diseño y forma a las estructuras futuristas,
  • Los cambios tecnológicos son clave. Los elementos del nuevo mundo mecánico, como los ascensores y las escaleras mecánicas, son fuente de inspiración en la arquitectura futurista.
  • En cuanto a los materiales, destacan los componentes de metal. Los elementos estructurales de la arquitectura futurista derivan del entorno natural. Encontramos hormigón armado, hierro y cristal, donde antes encontrábamos piedra, ladrillo y madera.
  • La decoración está considerada una absurdidad en la arquitectura futurista, en la que las fachadas tienen menos importancia y cuyas estructuras tienden a la asimetría.

Las ciudades y las casas futuristas

El movimiento futurista ideó una metrópoli-máquina que transformaba radicalmente las ciudades del momento. Pero para construirlas debía destruirse lo anterior. Esta idea es la que llevó al movimiento a defender la guerra como herramienta de cambio.

Las ideas más revolucionarias sobre el urbanismo futurista las plantearon arquitectos y artistas como Prampolini, Marinetti o Mazzoni, cuya intención era construir ciudades que funcionaran como máquinas, con calles bajo tierra para el tráfico rodado y edificios conectados por pasarelas metálicas y ascensores, en las que el correo se repartiría por tuberías subterráneas.

Además, se planteaba eliminar la noche con inmensos focos o soles artificiales volantes, y disipar la niebla y las nubes con radiaciones electromagnéticas.

Aún así, las ideas más extravagantes las propuso Vicenzo Fani cuando diseñó la estructura de la casa futurista. Según Fani, las habitaciones deberían estar a niveles diferentes, la cama debía estar a dos metros del suelo, y el cuarto de baño más bajo que el dormitorio. Para bañarse sería necesario tirarse al agua desde, como mínimo, un metro de altura y el único acceso a las habitaciones inferiores sería mediante pértigas y cuerdas. Los alimentos subirían automáticamente de la cocina a la mesa y en lugar de escaleras deberían utilizarse montañas rusas y toboganes.

Además, la propuesta de Fani incluía que las casas giraran sobre sí mismas para aprovechar la luz solar, y que tuvieran motores para facilitar el nomadismo.

Aunque el futurismo quisó renovar la sociedad y la cultura de los inicios del siglo XX, la arquitectura futurista apenas fue más allá de los dibujos y bocetos. Esperamos que este post sobre futurismo y arquitectura te haya interesado y te haya acercado un poco más a este interesante movimiento, ligado a los avances tecnológicos y los cambios industriales.

ENC - ESP - Guia 3CatArquitectura - CTA Post

Quizá te puede interesar...

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

¿Vols veure el contingut en català?