Apuntes de arte

5 fotógrafos japoneses que debes conocer

¿Cuánto sabes sobre la pintura del s.XX?

Los difíciles años que vivió Japón durante la postguerra marcaron el carácter especial de la fotografía japonesa en esos años. Los fotógrafos japoneses del momento desarrollaron su arte influenciados por la gran cantidad de cambios, de todos los niveles, que vivió la sociedad japonesa tras perder la guerra frente a los americanos. Te acercamos a 5 fotógrafos japoneses que te interesará conocer.

Los fotógrafos japoneses tras la Guerra Mundial

Como es lógico, los años tras la Segunda Guerra Mundial fueron muy difíciles, en Europa, Estados Unidos pero también en Japón. Fue un momento de grandes cambios económicos, culturales y psicosociales, que influyeron también en la obra de los fotógrafos japoneses y en la evolución de la fotografía japonesa.

CTA – ESP – Text – Quiz arte contemporaneo

Entre los años 1957 y 1972 Japón experimentó una radical transformación en el lenguaje fotográfico, y lo hizo de la mano de algunos fotógrafos que habían iniciado su trabajo durante la postguerra.

Fue un periodo de renovación, lleno de enfrentamientos sociales, en el que los fotógrafos buscaban plasmar la experiencia de Japón en la postguerra y su ambigua relación con los Estados Unidos.

En este sentido, destaca la creación de la agencia VIVO (1959-1961), que se inspiró en la agencia Magnum Photos para crear una fotografía crítica y subjetiva, contra la convención de la fotografía directa y objetiva. VIVO representó la energía creativa de la mejor fotografía de postguerra japonesa.

Los fotógrafos japoneses apostaron por detalladas composiciones, encuadres muy estudiados y un gran simbolismo, con lo que pretendían no solo documentar sino también expresarse.

Fue una época socialmente agitada, durante la cual la obra de los fotógrafos japoneses se centró en la identidad de su país, su pasado y su modernidad. Estos son los 5 fotógrafos japoneses que debes conocer:

Shomei Tomatsu

La obra fotográfica de Shomei Tomatsu, nacido en 1930, es un equilibrio entre la admiración y la desesperación, que ensambla los conflictos que vivió su país tras la Segunda Guerra Mundial. Sus elegantes imágenes no muestran tanto una descripción como una suerte de inventario de instantes fugaces.

Tomatsu fue el primer fotógrafo que analizó la experiencia del Japón de postguerra y su relación con Estados Unidos, y el que lo hizo de manera más destacada, ya desde sus primeros trabajos, que fueron toda una investigación sobre cómo estaba cambiando su país en esa época.

En una de sus primeras series, Pottery Town, Seto, Aichi (1954), a la que pertenece la fotografía que acompaña este texto, Tomatsu registró la pobreza tras la guerra y como persistía la cultura artesanal de preguerra.

En 1959 se unió a Ikko Narahara, Kikuji Kawada, Eikoh Hosoe, Akira Sato y Akira Tanno para crear la influyente agencia VIVO.

fotografos japoneses
Sin título, de la serie Pottery Town, Seto, Aichi, Shomei Tomatsu, 1954. Imagen: SFMOMA

Tomoko Yoneda

Las obras de Tomoko Yoneda, nacida en 1965, acostumbran a versar sobre hechos históricos, interiores y paisajes relacionados con conflictos armados. Su intención es mostrar que la historia está presente en la vida cotidiana, y no solo en los monumentos.

El comprometido arte de Yoneda, que estudió fotografía en Chicago y en Londres, pretende hurgar en la memoria del espectador para que recuerde el pasado y los hechos que ocurrieron y no deberían repetirse.

Son imágenes de la historia de Oriente y Occidente, sobre todo de hechos violentos, como el enfrentamiento entre Corea del Sur y Corea del Norte. Algunos de sus proyectos más destacados son sobre la Primera y Segunda Guerra Mundial, Líbano, el Norte de Irlanda, Bosnia o Bangladesh.

Con estos proyectos, Yoneda intenta recuperar la memoria escondida y provocar la reflexión sobre lo sucedido, para evitar que vuelva a ocurrir.

fotografos japoneses
De la serie Casa japonesa. Antigua casa del general Wang Shu-ming, jefe del Estado Mayor bajo el mando de Chiang Kai-shek, Cidong Street I, Tomoko Yoneda, 2010. Imagen: Fundación Mapfre

Eikoh Hosoe

El propio nombre de este artista ya muestra el cambio de rumbo de la sociedad japonesa después de la Segunda Guerra Mundial. Al nacer, su nombre era «Toshihiro», pero tras la guerra adoptó el nombre «Eikoh» para simbolizar un nuevo Japón.

Nacido en 1933, a Hosoe se le conoce por la carga psicológica de sus fotografías, que suelen explorar temas como la obsesión erótica, la muerte y la irracionalidad.

Las imágenes de este fotógrafo y cineasta son oscuras, en blanco y negro y de alto contraste, y muestran cuerpos femeninos y masculinos. Las hay de temática religiosa, filosófica o mitológica, aunque también las hay que resultan casi abstractas, como Hombre y mujer # 24, de 1960, que acompaña este texto.

fotografos japoneses
Hombre y mujer #24, Eikoh Hosoe, 1960. Imagen: MOMA

Masahisa Fukase

Masahisa Fukase, nacido en 1934, es uno de los fotógrafos más originales y radicales de la posguerra japonesa. Su serie fotográfica Karasu (titulada Ravens en inglés) le valió el reconocimiento mundial y está considerada una obra maestra de la fotografía.

La obra de Fukase incluye las experiencias de amor, soledad, pérdida y depresión del artista, y lo hace de una manera ciertamente divertida y sorprendente, lo que convierte sus trabajos en íntimos y personales.

Sus Ravens en blanco y negro son su obra más destacada y personal, pero su trabajo con Polaroids gigantes, abstracciones animadas en color y selfies pintados son una clara muestra del ingenio inagotable de Fukase. Para él el trabajo no terminaba tras tomar la fotografía, lo que queda demostrado con las diversas formas experimentales que usó para presentar su trabajo, ya fuera en exposiciones o en forma impresa.

fotografos japoneses
Enfoque de color 5, Masahisa Fukase, 1962. Imagen: Masahisa Fukase

Ishiuchi Miyako

Ishiuchi Miyako, que nació en 1947, empezó fotografiando su ciudad natal, Yokosuka, que en la postguerra se había convertido en una de las bases navales estadounidenses más grandes del Pacífico.

La obra de Ishiuchi documentó la ocupación estadounidense durante 10 años, en un trabajo lleno de subjetividad, en el que se mezclan la conciencia personal y política.

En los años 70 el estilo de la obra de Miyako era monocromático de grano grueso, lo que hizo que se comparara con el estilo are-bure-boke (áspero, borroso, desenfocado) popularizado por Daidō Moriyama.

Su mentor, Tōmatsu Shōmei, elogió este estilo propio que también ha sido reconocido en multitud de exposiciones, tanto en Japón como a nivel internacional, en la Tate Modern, ICP y MoMA.

En su trabajo, Ishiuchi ha registrado rastros materiales del paso del tiempo, distanciándose de los lugares y centrándose en los cuerpos y las pertenencias de las personas. En este sentido, en 2002 creó la serie Mother’s, que documentaba las posesiones de su madre como recurso para aceptar su muerte, que fue seleccionada para representar a Japón en la Bienal de Venecia de 2005.

fotografos japoneses
Historia de Yokosuka # 98, Ishiuchi Miyako, 1976-1977. Imagen: ArtLogic

Ahora que ya conoces a estos 5 fotógrafos japoneses, esperamos que este post te haya despertado la curiosidad por la obra fotográfica de la postguerra japonesa, que incluye muchos otros artistas interesantes, que sin duda vale la pena conocer.

CTA – ESP – Post – Quiz arte contemporaneo

Quizá te puede interesar...

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

¿Vols veure el contingut en català?