Apuntes de arte

Eulàlia Valldosera, la artista conceptual de los objetos cotidianos

¿Cuánto sabes sobre la pintura del s.XX?

Eulàlia Valldosera es una de las artistas catalanas conceptuales con más proyección internacional. Aunque comenzó su carrera en el mundo de la pintura, pronto se decantó por incorporar la fotografía y el vídeo en sus trabajos. A continuación, te explicamos cuáles son los temas más recurrentes de su obra y te mostramos algunos ejemplos representativos.

Las instalaciones de Eulàlia Valldosera

Eulàlia Valldosera tiene la capacidad de crear ambientes domésticos con objetos y referencias que puede reconocer cualquiera, pero fragmentados mediante proyecciones fotográficas que muestran la relación con el cuerpo humano.

ENC - ESP - Guía Miró - Text

En algunas ocasiones, utiliza su propio cuerpo como modelo y como medida del espacio. Uno de sus objetivos es que el espectador reflexione acerca de temas como la identidad de la mujer como individuo y como ser intelectual.

Envases de detergentes y cosméticos, cajas de medicamentos, vasos de plástico, viejos tocadiscos y trapos son algunos de los elementos con los que Eulàlia Valldosera compone su imaginario: son sombras de lo que somos como seres humanos. Las obras de la artista requieren de la observación del espectador para adquirir un sentido completo.

Aunque poco conocida en nuestro país hasta principios de los 2000, Eulàlia Valldosera cuenta con un gran reconocimiento internacional. Durante los años noventa, representó a España en varias bienales. En 2001, la Fundació Antoni Tàpies y el Centro de Arte Contemporáneo Witte de With le dedicaron una retrospectiva y, en 2002, fue galardonada con el Premi Nacional d’Arts Plàstiques de la Generalitat.

El ombligo del mundo, 1991-2001

En el año 1991, Eulàlia Valldosera intenta dejar de fumar. Tras 28 días, asume su fracaso y, a partir de ese momento, va recogiendo todas las colillas de los cigarrillos que consume. Este material es el origen de El ombligo del mundo, una instalación que se prolonga durante 10 años y marca su nuevo rumbo como artista, con su propio cuerpo como modelo.

El ombligo del mundo, Eulàlia Valldosera, 1991-2001. Imagen: web oficial de Eulàlia Valldosera

Eulàlia defiende que tan importante es el proceso de desarrollo de una obra como verla finalizada. Por ello, comienza a dar forma a partes de su cuerpo con las colillas y, para mostrar el proceso artístico, las borra con una escoba a modo de pincel delante del público, lo que da lugar a una nueva etapa en la instalación.

Fumar es para ella una búsqueda de afecto y calor que la conecta con su instinto de nutrición y supervivencia. Mediante esta obra, la artista acepta carencias afectivas, y el barrido en sí mismo, que es un acto cotidiano relegado a la mujer o subalterno, se empodera y se convierte en un ritual sanador.

Identidad, 2014

En el año 2009, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid lleva a cabo la exposición Dependencias, una retrospectiva de Eulàlia Valldosera. A partir de ese momento, la artista conceptual centra su interés en los objetos de consumo y en cómo interaccionan con el consumidor de supermercado.
La serie Identidad es un buen ejemplo de ello: se compone de varias cajas de detergente Ariel sobre las que la artista estampa una superficie cromática trabajada en degradado en impresión giclée. Al borrar y limpiar la superficie de la caja, Valldosera quiere reflexionar sobre la idea de identidad.

Identidad, Eulàlia Valldosera, 2014. Imagen: L’art del gravat català. Enciclopèdia.cat

Según la artista catalana, el mercado diseña una gran cantidad de envoltorios para enseñarnos a diferenciar productos casi idénticos. Ella define esta estrategia comercial como una ilusión que, en parte, luego nos hace tratar a estos productos y sus bellos contenedores con desprecio.

Su intención es mostrar que, si «limpiamos» la marca y el logo, el contenedor recupera una antigua belleza, la del rastro. Este gesto manual cambia nuestra relación con el contenido.

La obra de Eulàlia Valldosera es tan impactante como singular y ha marcado un antes y un después en la escultura y arte conceptual contemporáneos. Si quieres saber más sobre ella, te animamos a que visites alguno de los museos y espacios en los que encontrarás parte de su obra.

Algunos son el FRAC PACA (Fonds Régional d’Art Contemporain, Provence-Alpes-Côte d’Azur) de Marsella, la Fundación «la Caixa» de Barcelona, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, el Museo de Bellas Artes de Álava, el Museo de Arte Contemporáneo de León, la Colección Artium de Vitoria i el MACBA de Barcelona.

ENC - ESP - Guía Miró - Post

Quizá te puede interesar...

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

¿Vols veure el contingut en català?