Apuntes de arte

El estilo vanguardista y la crisis del arte

¿Cuánto sabes sobre la pintura del s.XX?

El vanguardismo es el concepto que engloba las corrientes estéticas que surgieron de la llamada crisis del arte y la literatura. Los impulsores del estilo vanguardista, a principios del siglo XX, rompieron con la tradición occidental y buscaron nuevas formas de expresión que dieron lugar a movimientos como el surrealismo o el cubismo.

estilo vanguardista
La persistencia de la memoria, Salvador Dalí, 1931. Imagen: MoMA

Destruir el arte

La crisis del arte fue el rechazo o la reacción a los esquemas culturales impulsados por la burguesía durante la Belle Époque. Las primeras manifestaciones de esta necesidad de romper con la tradición se encuentran implícitas en los aspectos más innovadores del impresionismo o el simbolismo, aunque la plenitud del vanguardismo se desarrolló a partir de la Primera Guerra Mundial (1914-18).

Destruir el arte significaba, para los vanguardistas, revolucionar el concepto del arte tal y como se había entendido hasta el momento, buscar constantemente nuevas formas de expresión, aprender y asimilar otras culturas y, en definitiva, promover el inconformismo tanto artístico como social. A causa de esta necesidad de experimentar y reinventar, el estilo vanguardista no es uno sino muchos, e incluye multitud de expresiones artísticas de todas las disciplinas.

Esta actitud persistió hasta 1929, y este período fue uno de los más fructíferos de la historia del arte. Figuras como la de la escritora Gertrude Stein (1874-1946) fueron cruciales para este caldo de cultivo. El intercambio constante entre artistas e intelectuales, con una clara concentración geográfica en la ciudad de París, también se dejó influenciar por las nuevas formas de vida de la sociedad industrial, que promovieron el auge de disciplinas como el cine, y los avances científicos en campos como la psicología freudiana.

estilo vanguardista
Picasso, Gertrude Stein y otros, autor desconocido, década de 1920. Imagen: Pablo Ruiz Picasso

Principales movimientos, artistas y obras

Los denominadores comunes de las diferentes vanguardias, además de la confrontación con la tradición, eran la libertad de expresión, la libertad de forma y la experimentación. Más allá de estos preceptos generales, las diferentes corrientes experimentaron tanto a nivel ideológico como formal, y dieron resultados tremendamente diferentes. Eso hace difícil delimitarlas, ya que movimientos como el modernismo podían encajar en estos preceptos, pero eran confrontados por los autodenominados vanguardistas en otros países.

Algunos de los movimientos más tempranos, que luego serían englobados dentro del vanguardismo, son, por ejemplo, el impresionismo, nacido a finales del siglo XIX, el fauvismo francés y el expresionismo alemán, surgidos a principios del siglo XX. Del impresionismo destacan artistas y obras como Monet y su cuadro Impresión, sol naciente (1872) o Debussy y su suite Claire de lune (compuesta en 1890 y publicada en 1905). El fauvismo y expresionismo cuentan con exponentes como Matisse y su cuadro La danza (1909-1910) o Murnau y su película Nosferatu, eine Symphonie des Grauens (1922) respectivamente.

estilo vanguardista
La danza, Henri Matisse, 1909-1910. Imagen: Hermitage Museum

Otro movimiento que surgió paralelamente fue el cubismo, inspirado en gran medida por Picasso, con obras tan emblemáticas como Las señoritas de Avignon (1907), pero que también tuvo otras expresiones como los caligramas de la poesía de Apollinaire. También el futurismo, un movimiento surgido en Italia impulsado por el poeta Marinetti, quien se acabaría adhiriendo al fascismo.

El dadaísmo, vanguardia surgida ya posteriormente a la Primera Guerra Mundial, también tenía un carácter político, pero marcadamente apático y violento. Los promotores de este ‘antiarte’ fueron los escritores Hugo Ball y Tristan Tzara. Una escisión de este movimiento, inspirada por la teoría del inconsciente de Freud, fue el surrealismo. Impulsado por Breton, sus máximos exponentes fueron Dalí, con obras como La presistencia de la memoria (1931) o Buñuel, con películas como El ángel exterminador (1962).

El legado de las vanguardias

El estilo vanguardista, pese a que suele situarse entre principios del siglo XX y los años treinta, siguió siendo presente en la obra de muchos de los artistas mencionados, además de mantenerse en el tiempo en diferentes expresiones artísticas concretas como el teatro del absurdo.

Además, siguieron influenciando las nuevas corrientes artísticas de las décadas siguientes. Alrededor de los años sesenta, se reactualizaron las vanguardias con un nuevo movimiento de destrucción y reinvención artística relacionado con la cultura pop y el modern style. A partir de los años ochenta, el legado de los artistas clásicos vanguardistas era tan reconocido que se consideró integrado en el canon y perdió su fuerza transformadora. Su evolución natural puede observarse en movimientos como el posmodernismo.

estilo vanguardista
Drag – Johnson y Mao, Jim Dine, 1967. Imagen: Tate

De todos modos, aunque hoy en día genios como Picasso o Dalí sean incontestables, la disrupción de las vanguardias sigue significando un punto y aparte de la historia del arte universal y, sin ellas, el arte del siglo XXI no tiene sentido.

ENC - ESP - Recopilatorio Picasso - CTA Post

Quizá te puede interesar...

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

¿Vols veure el contingut en català?