Apuntes de arte

Escultura en el impresionismo: la obra de Auguste Rodin

¿Cuánto sabes sobre la pintura del s.XX?

El impresionismo es un movimiento artístico que tuvo lugar en la segunda mitad del S.XIX. Uno de los objetivos del movimiento era plasmar la luz que el artista percibía en un instante concreto. Por ello, en lugar de trabajar en el estudio a partir de imágenes previas o fotografías, los pintores impresionistas solían representar paisajes y escenas de la vida cotidiana, que pintaban al aire libre.

Auguste Rodin: mucho más que escultura del impresionismo


Rodin, que en su juventud dudaba sobre si convertirse en pintor o escultor, mostró un gran interés sobre las corrientes pictóricas que estaban teniendo lugar en el momento.

ENC - ESP - Guia #CATPinturaModernista - Text

Sin embargo, su decisión de estudiar en la «Petite École» en lugar de la escuela de bellas artes y la etapa en la que trabajó en Bruselas con Carrier-Belleuse, le separaron de la influencia de los ambientes parisinos y le hicieron adoptar un estilo propio.

No es hasta 1887 que Rodin amplía su círculo de amigos y conoce a los impresionistas Renoir, Pissarro, Sisley, Whustler y Monet, aunque también se mezclaba con otros artistas de estilos muy diferentes. Posteriormente, con motivo de la Exposición Universal de 1889, Monet propuso a Rodin participar en una exhibición en la galería Georges Petit, que fue un rotundo éxito.

El aspecto inacabado de sus obras, su manera de capturar la luz y el movimiento, muy poco rígido, vivo y lleno de matices, hacen que, aunque nos encontremos ante un estilo artístico en sí mismo, las obras de Rodin presentan características propias del impresionismo. A continuación, repasaremos tres de sus grandes esculturas.

El beso

El beso, Auguste Rodin, 1882. Imagen: Museo Rodin

El beso es una escultura que representa a Paolo y Francesca, personajes de la Divina Comedia de Dante Alighieri que fueron asesinados por el marido de ésta cuando les sorprendió in fraganti besándose, por lo que fueron condenados a errar en los infiernos. Rodin la creó en 1886 como parte de su obra Las Puertas del Infierno, aunque la acabó convirtiendo en una obra autónoma, ya que la felicidad que emanaba contrastaba con su gran proyecto.

Se trata de un modelado flexible y liso, dinámico y lleno de detalles en la que los dos amantes se fusionan con la piedra sobre la que están sentados. El encanto del tema convirtió esta escultura en un éxito inmediato y el estado francés encargó a Rodin una versión ampliada en mármol.

El pensador

El pensador, Auguste Rodin, 1903. Imagen: Museo Rodin

El pensador de Rodin, cuya versión original se llamaba El Poeta y representaba a Dante, el autor de La Divina Comedia, estaba pensado también para formar parte de su obra Las Puertas del Infierno. En el contexto original, el hombre se encuentra inclinado hacia adelante para observar los círculos del infierno mientras medita sobre su obra poética, que sería la que le ayudaría a liberarse de su sufrimiento.

El pensador se creó como obra autónoma y se empezó a mostrar a partir de 1888. Es interesante observar el contraste entre el gesto del personaje, inmerso en sus reflexiones, y su cuerpo, que parece que vaya a levantarse en cualquier momento.

Monumento a Balzac

Monumento a Balzac, Auguste Rodin, 1898. Imagen: Museo Rodin

Esta escultura significó una gran innovación en la trayectoria profesional de Rodin que, tras investigar sobre el cuerpo de Balzac y su cabeza, los ensambló fusionando diferentes estilos. La cabeza es una concentración de rasgos expresivos de Balzac mientras que el cuerpo tiende a la disolución de la forma que juega con el flexible de la bata que lo envuelve.

Se trata de un monumento revolucionario que no buscaba una representación fidedigna, sino que pretendía evocar la esencia del escritor. Se mostró en 1898 y se convirtió en un auténtico escándalo, con lo que el encargo se anuló.

Si habláramos de artistas cuya obra se pudiera incluir en la escultura del impresionismo, Rodin es, sin duda, el que más se acercó a los valores y rasgos que representaban.
Su obra, en cambio, desprende matices y técnicas que nos acercan a un estilo muy personal, que transformó la visión de la escultura y marcó a todas las generaciones de escultores posteriores.

ENC – ESP – Guia #CATPinturaModernista – CTA Post

Quizá te puede interesar...

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

¿Vols veure el contingut en català?