Apuntes de arte

El víbora, el mítico “comix underground” barcelonés

¿Cuánto sabes sobre la pintura del s.XX?

La revista El víbora (1979-2004) fue un auténtico fenómeno social y cultural que rompió los moldes del cómic comercial. Aparecida en los primeros años de la democracia, mostraba historias cotidianas sin censura, siempre tratadas desde la sátira.

ENC - ESP - Text - Carteles

Con sus viñetas transgresoras, de grafismos muy personalizados, fue testimonio de la eclosión del movimiento underground. En este post te contamos más sobre la revista que marcó a diversas generaciones de los años ochenta y noventa.

El víbora, los orígenes

El primer número de este formato apareció en los quioscos en diciembre de 1979, con un subtítulo, “comix para supervivientes”, que no dejaba margen a dudas sobre su contenido. El comix era la historieta alternativa y contracultural que había aparecido en Estados Unidos en la década de los sesenta.

El víbora, por lo tanto, se originó en el comix underground, clandestino y provocador, que apareció en Barcelona en los años setenta, convirtiendo a la ciudad en el centro de la cultura underground.

Fueron muchos los jóvenes creadores que, entre los años 1973 y 1978, se adentraron en esa historieta liberadora, llena de parodias subversivas y sátiras costumbristas. Era la nueva manera de hacer cultura desde la contracultura.

Pero, aunque la aparición de esta revista supuso la culminación del movimiento underground, también significó su cierre, pues lo convirtió en un fenómeno de masas. Se evidenció que España estaba cambiando y que la sociedad quería ser libre. El mercado del cómic estaba empezando y El víbora, con sus rebeldes autores que hablaban de lo que veían en la calle, encontró su hueco.

Dicho magazín fue una clara muestra de la mezcla de las diversas expresiones culturales que se vivieron en la Barcelona de los primeros años de la democracia, con un nuevo lenguaje que se revelaba contra el orden establecido y la estética convencional.

el víbora pdf
Portada de El víbora. Imagen: Museu Nacional de Catalunya

Las historias de El víbora, que buscaban reflejar la sociedad de manera crítica, estaban llenas de personajes libertarios, drogadictos, travestis, gays, radicales y ecologistas, todos ellos muestra de la marginación de la época. Eran historietas que luchaban contra el poder económico, cultural y político.

En cuanto al sexo, la aportación de este mensual también fue destacada, ya que ofreció una visión del sexo libre de las frustraciones de épocas anteriores. El sexo en la revista era desinhibido, lúdico, paródico y transgresor. Estaba relacionado con las cuestiones cotidianas e incluso tenía algunos toques de serie negra. También aparecieron reivindicaciones feministas, aunque eran minoritarias.

Las historietas que contenía transcurrían en la ciudad, sobre todo en las calles de barrios desfavorecidos, como el barrio chino barcelonés. Los autores partían de orígenes sociales muy diversos, aunque todos tenían en común el saber interpretar la vida en la gran ciudad.

El víbora y los artistas

La revista nació gracias a que el editor catalán Josep Toutain ofreció financiación y apoyo logístico a Josep Maria Berenguer, que se convirtió en editor de la misma, fundando Ediciones La Cúpula.

En la publicación colaboraron creadores de lenguajes muy diversos y personales, como Calonge, Carratalá, Carulla, Ceesepe, Das Pastoras, Mauro Entrialgo, Isa Feu, Gallardo, Marta Guerrero, Mariscal, Jaime Martín, Miguel Ángel Martín, Max, Mediavilla, Montesol, Nazario, Pamies, Laura Pérez Vernetti, Pons o Roger, entre muchos otros.

Cuando se inició la década de los noventa la sociedad había experimentado un gran cambio, lo que provocó que la revista fuera dejando de lado su óptica más underground para inclinarse por contenidos más cercanos a la nueva historieta alternativa.

Aún así, algunas de las colaboraciones habituales se mantuvieron y aparecieron nuevas figuras, como Álvarez Rabo, Boldú, María Colino, Diego, Galiano, Ana Juan, Pilar, Javi Rodríguez, Tomeu Seguí o Sequeiros.

El víbora, que publicó una selección del mejor cómic internacional con firmas como Robert Crumb, Daniel Clowes, y Jamie Hewlett, entre otros, llegó a editar 300 números hasta diciembre de 2004.

ENC - ESP - Post - Carteles

Quizá te puede interesar...

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

¿Vols veure el contingut en català?