Apuntes de arte

La Capilla Sixtina: “El Juicio Final”, de Miguel Ángel

¿Cuánto sabes sobre la pintura del s.XX?

El Juicio Final de Miguel Ángel es uno de los frescos más famosos del Renacimiento y de la historia del arte. Está situado en la Capilla Sixtina, en el Vaticano, y fue un encargo del papa Clemente VII, que después seguiría en manos de Pablo III. A continuación, en este post te contamos más acerca de una de las mayores obras de Miguel Ángel, y de las polémicas que sufrió.

Contexto: Miguel Ángel y la Capilla Sixtina

En 1512, Miguel Ángel ya había finalizado el techo de la Capilla Sixtina, y era conocido en los círculos artísticos. Después del Saco de Roma en 1527, la iglesia católica se encontraba en una grave crisis. Para hacer frente a la situación y a la Reforma protestante, el papado sabía que las artes podrían ser de vital importancia. Por ese motivo, en 1536 decidieron que Miguel Ángel continuara su obra en la pared este de la Capilla Sixtina, con la representación del Juicio Final. Después de un laborioso trabajo, el artista italiano consiguió acabarla en 1541. 

ENC - ESP - Guia #CATBarroco - Text

El contenido de El Juicio Final hace referencia al momento en que Dios regresa a la tierra, rodeado de ángeles, y lleva a cabo el juicio universal para todos los hombres. Sin embargo, detrás de esta pintura se esconde una advertencia de la iglesia hacia  sus críticos: quien no reza y hace buenas obras no podrá ascender a los cielos, será condenado al infierno por sus pecados. Teniendo en cuenta que la Capilla Sixtina contaba con varias escenas del Génesis y la vida de Jesucristo, con esta última obra se completaba la narrativa del escenario.

el juicio final capilla sixtina
El Juicio Final, Miguel Ángel, 1536-1541. Imagen: El Museo del Vaticano

Análisis de la obra

Se trata de un fresco de enormes proporciones, con gran cantidad de detalles y personajes musculosos. No obstante, si nos fijamos bien, podemos encontrar una composición con subgrupos y partes diferenciadas. 

La parte más alta de El Juicio Final está ligeramente inclinada, con el objetivo de intimidar a los creyentes. En ella nos encontramos el reino celestial, y en su centro se sitúa Cristo junto a la virgen María, que mira hacia la tierra. A su alrededor se sitúan un conjunto de ángeles sin alas, algunos tocando la trompeta para resucitar a los muertos, y otros leyendo libros sobre las acciones que cometieron en vida. 

En el planeta tierra, a la derecha del cuadro, vemos a los muertos resucitar y salir de sus tumbas con túnicas sepulcrales. Algunos se elevan por cuenta propia, mientras que otros son ayudados por los ángeles. A la izquierda, los demonios arrastran las almas al infierno. Algunas de estas almas luchan por escapar, pero los mismos ángeles se lo impiden. Entre los condenados, podemos ver las personificaciones de los pecados capitales, como la avaricia o la lujuria. Y al fondo de todo se encuentra el barco de Caronte, que según la mitología griega transportaba los muertos al inframundo.

el juicio final capilla sixtina
El Juicio Final, Miguel Ángel, 1536-1541. Imagen: El Museo del Vaticano

Polémicas

Pese a tratarse de uno de los frescos más visitados en la actualidad, esta obra no estuvo exenta de críticas en su época. Algunos la interpretaron como una “herejía pietista”, demasiado cercana al reformismo protestante. Se trataba de una pintura demasiado rompedora con la tradición, con demasiada mitología griega de por medio, y muchos personajes desnudos y musculosos. Como consecuencia, con la llegada de la Contrarreforma, en 1564 se cubrieron las partes más polémicas del fresco con una especie de “bragas”. Finalmente, en 1990 se eliminaron estos añadidos. 

el juicio final capilla sixtina
El Juicio Final, Miguel Ángel, 1536-1541. Imagen: El Museo del Vaticano

Esperamos que te haya gustado este artículo y que hayas aprendido más acerca de este genial artista y de una de sus obras más emblemáticas y reconocidas mundialmente.

ENC - ESP - Guía #CATBarroco - Post

Quizá te puede interesar...

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

¿Vols veure el contingut en català?