Apuntes de arte

4 cuadros de Sorolla que tienes que conocer

¿Cuánto sabes sobre la pintura del s.XX?

En este artículo veremos cuatro cuadros de Sorolla a modo de recorrido por su producción pictórica.

Joaquín Sorolla 

El pintor Joaquín Sorolla (Valencia, 27 de febrero de 1863 – Cercedilla, Madrid, 10 de agosto de 1923) quedó huérfano y fue criado por su tío, quien se esforzó para darle la posibilidad de estudiar y formarse. Sorolla compaginó estudios artísticos con el trabajo en la cerrajería de su tío. Se inició en el realismo y, posteriormente, viajó a Roma, donde desarrolló un estilo academicista, más predominante en la capital italiana.

ENC - ESP - Text - Carteles

Posteriormente, tras ganar quince premios en Madrid, París, Viena, Munich, Berlín y Chicago, consolidó su prestigio y se animó a buscar su propio lenguaje artístico. Ofreció un concepto de pintura caracterizado por dar importancia al color y a la luz que difumina los objetos, y por reducir el valor del dibujo en sí.

A continuación, veremos cuatro cuadros de Sorolla que se encuentran entre los más característicos de su producción.

Los 4 cuadros de Sorolla que ejemplifican su trayectoria

Trata de blancas, 1894

cuadros de sorolla
Trata de blancas, Joaquín Sorrolla, 1894. Imagen: Museo Sorolla

Entre 1890 y 1899, en sus cuadros Sorolla cultivó el realismo social, una corriente europea que se extendió con fuerza y que se centraba en plasmar las circunstancias vitales de las clases menos favorecidas

En Trata de blancas, Sorolla representa a cuatro jóvenes prostitutas que son acompañadas por su celestina y que duermen en el vagón de un tren. En esta obra, el pintor se centra más en las cuestiones formales que en la temática. La composición se proyecta hacia fuera a través de un intenso punto de fuga. De esta manera, aunque los personajes están dormidos, el espectador se siente implicado en la escena que observa. 

Madre, ca. 1895-1900

Madre, Joaquín Sorolla,ca. 1895-1900. Imagen: Museo Sorolla

En este lienzo, Sorolla plasma el nacimiento de su hija pequeña Elena en 1895. Tanto la madre como la hija descansan, la una girada hacia la otra. Todo es de tonos blancos, menos el rostro sonrosado de la recién nacida y la ligera palidez de la madre. En esta obra, Sorolla transmite, a través de la luz y el color, tanto el estado de ánimo como las sensaciones físicas de sus personajes. Asimismo, la ternura del padre, el observador del cuadro, se refleja a través de la blancura envuelve la obra. 

Paseo a orillas del mar, 1909

Sorolla cuadros
Paseo a orillas del mar, Joaquín Sorolla, 1909. Imagen: Museo Sorolla

Esta cuadro fue pintado por Sorolla en la playa de Valencia durante el verano de 1909, tras haber gozado de grandes triunfos en Estados Unidos. Responde al género iconográfico conocido como “el paseo elegante” y constituye una de las obras más representativas del artista. 

Representa a su esposa Clotilde y a su hija María en la playa de Valencia. Los colores azules, malvas y turquesas componen el agua y la arena de la orilla. Sorolla plasma la fugacidad momentánea gracias a la sensación de brisa creada mediante la ondulación de los vestidos. El pintor también contribuye a esta captación del momento cortando la pamela de Clotilde y dejando una franja vacía de arena en la parte inferior, como si se tratase de una fotografía. Este cuadro de Sorolla es una importante pieza del impresionismo.

Clotilde sentada en un sofá, 1910

Clotilde de Sorolla
Clotilde sentada en un sofá, Joaquín Sorolla,1910. Imagen: Museo Sorolla

El pintor retrató en repetidas ocasiones a su mujer. Clotilde sentada en un sofá (1910) es, probablemente, uno de los retratos más logrados del autor y se trata de una producción fundamental dentro de su obra. 

Sorolla representa a Clotilde de manera exquisita y delicada, como una mujer que ha alcanzado un estatus social elevado, adquirido gracias al éxito profesional del artista. Su traje blanco y sus zapatos de raso son muestra de su refinamiento. 

En esta obra, Clotilde no aparenta posar, sino que simplemente está ahí, sentada. Eso es influencia de los retratos de alta sociedad de John Singer Sargent, de los que era conocedor el artista. Así, la mujer del artista se muestra de una manera totalmente natural y transmite al espectador un absoluto bienestar. 

Estos 4 cuadros de Sorolla ejemplifican una trayectoria que fue marcada por el impresionismo y postimpresionismo.

ENC - ESP - Post - Carteles

Quizá te puede interesar...

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

¿Vols veure el contingut en català?