En este artículo hablaremos sobre el arte japonés y uno de sus mayores exponentes: Katsushika Hokusai, así como de una de sus obras más destacada: Bajo la ola de Kanagawa.

CTA – ESP – Text – Quiz arte contemporaneo

Hatsushika Hokusai

Katsushika Hokusai (1760–1849) fue uno de los primeros pintores del arte japonés en obtener  reconocimiento internacional y, actualmente, continúa inspirando a otros artistas de todo el mundo. Hokusai nació en la ciudad de Sumida, Tokyo, que destaca por sus rituales y por perpetuar las tradiciones. 

El pintor desarrolló su carrera durante siete décadas y adquirió su fama creando paisajes a través de la paleta de colores índigo y azul prusiano. Sus composiciones resultaron revolucionarias para los artistas contemporáneos europeos y el conocimiento de su existencia coincidió con los inicios del impresionismo. Entre algunos de los artistas sobre los que ejerció influencia se encuentra Vincent Van Gogh o Edgar Degas

El arte japonés de Hatsushika Hokusai

Hatsushika Hokusai nació en el seno de una familia de fabricantes de espejos. Los artesanos eran una clase social que contaba con poco reconocimiento social, inferior al  que tenían  comerciantes o agricultores.

Los estilos de Hokusai varían significativamente, como si se tratara de diferentes artistas: el pintor comenzó a trabajar como ayudante de librería, donde descubrió las ilustraciones que acompañaban los libros. Posteriormente, comenzó su carrera en el mundo del arte como horishi, las personas encargadas de tallar las planchas de madera, utilizadas para el proceso de estampación japonés.

A los 18 años se convirtió en aprendiz de una prestigiosa academia de grabados. En 1794 ingresó en una escuela de ilustración y comenzó a vender sus obras por encargo, especialmente, las de carácter erótico.  

Katsushika Hokusai fue uno de los grandes maestros del ukiyo-e, el arte de la estampa japonesa, que gozaba de gran popularidad y cuyos motivos más populares eran la representación de escenas de teatro o los paisajes. 

Durante sus últimos años, en lugar de dibujar estados de paisajes y vidas de personas, las obras de arte del artista se centran en cuántos puntos de vista existen en un objeto y cómo cambian con el tiempo. Ejemplo de ello es su obra maestra, la serie Treinta y seis vistas del monte Fuji, en la que destaca su obra Bajo la ola de Kanagawa. 

Bajo la ola de Kanagawa

Bajo la ola de Kanagawa, Katsushika Hokusai, ca. 1830-32. Imagen: Met Museum

La obra Bajo la ola de Kanagawa, también conocida como La gran ola es un grabado en madera. 

Hokusai es conocido por su ingenio en la creación de diseños llamativos a través del uso inteligente de la perspectiva: en esta obra, representa el pico más alto de Japón, el monte Fuji, como un pequeño triángulo en la distancia, visto bajo una ola en cresta, un símbolo del poder de la naturaleza.

En esta obra, el pintor realiza un uso sofisticado de varios tonos de azul, una característica distintiva de muchos de los grabados de la serie Treinta y seis vistas del Monte Fuji. Los análisis científicos han revelado desde entonces que tanto el azul de Prusia como el añil tradicional se utilizaron en esta obra para crear sutiles gradaciones de color

La gran ola de Kanagawa fue una obra popularizada por algunos coleccionistas franceses a mediados de la década de 1870. Fue idolatrada por pintores como Van Gogh o Monet. También inspiró, en el ámbito de la música, la obra para orquesta La Mer (El Mar) de Debussy y, en el de la literatura, el poema Der Berg (La montaña) de Rilke. A día de hoy, sigue siendo un icono en el mundo del arte

Para leer más sobre arte japonés, puedes hacer click aquí

CTA – ESP – Post – Quiz arte contemporaneo

Quizá te puede interesar...

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

¿Vols veure el contingut en català?