Apuntes de arte

Ángeles Santos y “Un mundo”: Portbou, Valladolid y Huelva

La obra pictórica de Ángeles Santos se situó inicialmente, en sus años de juventud, en el surrealismo y el expresionismo, aunque a partir de los 25 años evolucionó hacia una pintura de lenguaje más dulce y tradicional. En este post comentaremos la obra más característica de Ángeles Santos, Un mundo, que pintó con tan solo 18 años.

Índice de Contenidos

Ángeles Santos: Un mundo

Ya de muy jóven, Ángeles Santos mostró especiales dotes para la pintura y el dibujo. Nació en 1911 en Portbou y su padre era funcionario de aduanas. Este último aspecto marcó, ya de bien joven, el carácter nómada de Santos, que también en su edad adulta residió y pintó en lugares muy diferentes.

ENC - ESP - Recopilatorio Picasso - CTA Text

De hecho, se pueden encontrar muestras de su obra en una gran diversidad de lugares, como Barcelona, Valladolid, Portbou, Canfranc, Huelva, Sevilla, Figueres, Olot, Sitges o Ripoll, entre otras poblaciones.

La técnica de Ángeles Santos, o como se hizo llamar durante sus primeros años, Angelita, se situaba muy cerca de la Nueva Objetividad alemana, entre el figurativismo y el surrealismo, mostrando una marcada austeridad.

Destacó por su enorme talento, aspecto que le supuso obtener el reconocimiento de artistas, críticos e intelectuales como Federico García Lorca, Juan Ramón Jiménez, Ramón Gómez de la Serna, Joan Teixidor o Jorgue Guillén, entre otros miembros de la Generación del 27.

Ángeles Santos forma parte de la historia de la pintura catalana como una de las artistas más destacadas de la época, cuya obra se expuso en París, Copenhague, Venecia y Pittsburg. En 2005 recibió la Creu de Sant Jordi de la Generalitat de Catalunya y murió en el año 2013.

Un mundo

Un mundo, una de las obras maestras de Santos, que actualmente se encuentra en el Museo Reina Sofía de Madrid, muestra un mundo cuadrado en el que se puede observar un mapa de España. En este mapa, que refleja los múltiples viajes de la artista, Portbou, Valladolid y Huelva ocupan el centro de un universo de tonos azules rodeado de ángeles.

Los ángeles, representados por lánguidas figuras, simbolizan la unión del mundo terrenal con el celestial, en esta obra que pretende ser un autorretrato de la vida interior y exterior de Santos.

Se trata de un cuadro de grandes dimensiones, 290x310cm, que impone por el tamaño y la originalidad, lo que le valió una entusiasta acogida en el Salón de Otoño de 1929, en Madrid, donde fue presentado.

Angelita explicaba que había pintado Un mundo para enviarlo al planeta Marte y que los extraterrestres pudieran ver como es la Tierra. Además, explicó que había representado un mundo cuadrado por el cubismo del que tanto se hablaba en ese momento.

Otra de las características de Santos era la extrema ingenuidad, que destaca en esta obra, lo que la convierte en un cuadro cautivador.

angeles santos un mundo
Un mundo, Ángeles Santos, 1929. Imagen: Pintura Catalana. Segones avantguardes

En Un mundo, Ángeles Santos muestra un mundo complejo y oscuro, en el que se pueden ver madres autistas, sin orejas, y ángeles femeninos sin alas, que encienden estrellas con el fuego del sol.

La obra quiere ser un gran mapa de España con solo tres lugares: Portbou, representado como la buena vida y la playa, iluminado de día; Valladolid, representada como la cultura y la ciudad, al atardecer; y Huelva, que en el cuadro son las tinieblas y el mundo rural, de noche.

Un mundo siempre ha sido considerada, a nivel historiográfico, una obra del surrealismo ampurdanés. Aún así, este es un cuadro relacionado con la poesía castellana, la Generación del 27 y Juan Ramón Jiménez, que no fue vindicado en Cataluña hasta los años sesenta, por parte del hermano de Santos, el historiador y crítico de arte Rafael Santos Torroella.

ENC - ESP - Recopilatorio Picasso - CTA Post

Quizá te puede interesar...

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

¿Vols veure el contingut en català?