Apuntes de arte

Todos los detalles del ábside de Sant Climent de Taüll, ¡aquí!

¿Cuánto sabes sobre la pintura del s.XX?

La iglesia de Sant Climent de Taüll, excelente muestra del románico catalán, fue consagrada en el año 1123 y aún hoy conserva sus formas originales. Sant Climent de Taüll es el punto de procedencia de uno de los conjuntos de pintura mural románica más importantes de Cataluña. En este post te contamos sus principales características arquitectónicas y algunos detalles sobre las pinturas del ábside de Sant Climent de Taüll

El ábside de Sant Climent de Taüll: la arquitectura

Todo indica que la iglesia de Sant Climent de Taüll se corresponde con el edificio consagrado en el año 1123, que en su momento se construyó aprovechando algunas partes de una iglesia de la segunda mitad del siglo XI.

ENC - ESP - Guia 3CatArquitectura - CTA Text

Se trata de un edificio de planta basilical de tres naves, cuya cabecera está formada por tres ábsides semicirculares precedidos por arcos presbiterales, que en el ábside central y en el ábside norte son dobles. Estos arcos se soportan en tres pilares cilíndricos, situados a cada lado de la nave central. 

La estructura de envigado de madera que cubre las naves forma, en la nave central, unas falsas cerchas que soportan la viga comunera, solución habitual en arquitectura de montaña que se desconoce si es fruto de una remodelación de las cubiertas o forma parte de la cubierta original.

Interior Sant Climent Taull

Imagen: Enciclopèdia.cat 

La puerta es un arco de medio punto y está situada en la fachada oeste, junto a los restos de un porche adosado de protección, hoy desaparecido. 

En cada ábside hay una ventana abocinada, a la que en el ábside central se le unen dos aberturas en forma de ojo de buey circular (tabicadas cuando se decoró el ábside con la pintura mural), muy extrañas para la arquitectura del momento, ya que la ventana circular era conocida pero no utilizada en los ábsides.

En la fachada del ábside central hay tres ventanas tabicadas a ras de tierra, que no se reflejan en el interior y corresponden al edificio anterior.

Las ornamentaciones, de motivos lombardos de arcos bajo el alero, están en las fachadas de los ábsides, y se completan con un friso en diente de sierra.  

En el ángulo sureste se encuentra el campanario, torre de planta cuadrada con un zócalo ciego y seis pisos de ventanales, con estructura interior de envigado de madera. 

Imagen: Enciclopédia.cat 

El ábside de Sant Climent de Taüll: las pinturas

En cuanto al conjunto de pinturas románicas de la iglesia de Sant Climent de Taüll, uno de los más importantes de Catalunya, la mayor parte se encuentra en el Museu Nacional d’Art de Catalunya (la decoración del ábside central, la vuelta y el muro cilíndrico, los dos arcos de triunfo, y del ábside lateral de la nave norte, o del Evangelio). Así pues, la mayoría de las pinturas que se pueden apreciar en el templo son una réplica.

Las pinturas del ábside central de Sant Climent de Taüll

En la bóveda del ábside central de la iglesia de Sant Climent de Taüll se encuentra la imagen del Cristo en Majestad, el Pantocrátor, situado dentro de la mandorla y sentado en el arco iris, sobre una semiesfera que representaría la Tierra. 

La mandorla está sobre un fondo de tres bandas paralelas horizontales, azul, ocre y negro. La figura del Cristo es imponente, con su mano derecha en actitud de bendición y en la izquierda un libro en el que se lee EGO SUM LUX MUNDI (“yo soy la luz del mundo”). 

Destaca la simetría del rostro del Pantocrátor, en el que sobresalen sus impresionantes ojos, fuente de inspiración literaria y plástica. 

Junto al Pantocrátor, cuyas ropas transmiten movimiento y realismo gracias a las veladuras grises en la túnica y azules en el manto, aparecen las letras griegas alfa y omega, como muestra de que en Dios empieza y termina todo.  

En la composición también aparecen los apóstoles Marcos, Lucas, Juan y Mateo, además de dos serafines con seis pares de alas llenas de ojos, como símbolo de la revelación.  

En la base de la cúpula hay una franja con los nombres de los personajes representados debajo, con simetría axial en los rostros y enmarcados por arcos y columnas. Son la Virgen, San Juan, San Bartolomé, Santo Tomás, Santiago, otra figura muy dañada que podría ser San Felipe, y San Clemente, que puede observarse in situ. 

Las pinturas de los dos arcos de triunfo de Sant Climent de Taüll

En el centro del intradós de la bóveda se encuentra la mano de Dios, inscrita en un círculo en actitud de bendecir, y dirigiéndose hacia el lado derecho del Pantocrátor.

Por otro lado, en el intradós del segundo arco triunfal, el más alejado de la bóveda absidal, se puede observar la figura del Agnus Dei, el Cordero de Dios, en un círculo sobre fondo azul. 

En la composición destaca la verticalidad axial entre la Majestad y el cordero, tema muy representado en el arte románico. 

También hay dos escenas encuadradas: la superior, muy dañada, con dos personajes sobre fondo azul, y la inferior, que muestra a Lázaro y evoca la salvación. 

Las pinturas del ábside lateral de la nave norte de Sant Climent de Taüll

En la zona alta del muro cilíndrico se encuentra un coro angélico, tema frecuente en la pintura románica, formado por seis ángeles sobre un fondo de bandas paralelas. Lo enmarca una  cenefa geométrica.

En la misma iglesia puede observarse un fragmento en el arco del muro vertical donde se abre el absidiolo, donde hay una figura de perro.

La técnica pictórica de este ábside es pobre, con predominio de colores marrones, cierto primitivismo y menor calidad. 
Esperamos que este post sobre el ábside de Sant Climent de Taüll haya resultado de tu interés y te haya acercado un poco más a esta fantástica muestra del románico catalán.

ENC - ESP - Guia 3CatArquitectura - CTA Post

Quizá te puede interesar...

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

¿Vols veure el contingut en català?